BNK España desiste del permiso de ’fracking’ Sedano

  • La fuerte oposición social en las zonas afectadas, clave para entender el abandono empresarial.
  • Los permisos Urraca y Bezana-Bigüenzo siguen pendientes de resolución de la evaluación de impacto ambiental para varios sondeos.

Según la noticia aparecida ayer en un medio local burgalés la empresa BNK España ha presentado escrito ante la Junta de Castilla y León comunicando su renuncia al permiso de investigación de hidrocarburos “Sedano”. La noticia supone una gran victoria para el movimiento antifracking que durante años ha mantenido una fuerte oposición a esta técnica. Sin embargo, otros permisos siguen en activo por lo que no se ha puesto aun punto final a la locura de la extracción de hidrocarburos mediante técnicas contaminantes en nuestro país.

La empresa BNK España, filial de la canadiense del mismo nombre, es una de las principales promotoras de proyectos de fractura hidráulica en el Estado español. Hace unos meses presentó ante la Junta de Castilla y León (JCyL) los estudios de impacto ambiental para seis pozos en Masa, Cernégula y Mozuelos de Sedano, dentro del permiso Sedano. Sin embargo, antes de la resolución de la administración regional, ha decidido abandonar el proyecto por iniciativa propia.

Aunque alega incertidumbre política y legal y algunos problemas técnicos no especificados, lo cierto es que la falta de apoyo en los ayuntamientos afectados y la mayoritaria oposición de la población han sido claves en la decisión que hemos conocido hoy. Durante años la población se ha organizado para manifestar su rechazo a los proyectos de fractura hidráulica y los ayuntamientos correspondientes han tenido que asumir como propia la posición defendida por sus habitantes. No es la primera vez que BNK abandona un permiso por esta razón, en 2014 decidió no librar batalla legal por la anulación del permiso “Arquetu” por el gobierno cántabro, alegando que no iban a tener presencia donde no se les quería. Las alegaciones presentadas por multitud de personas y colectivos a los estudios de impacto ambiental presentados por la empresa alertaban de forma documentada sobre los riesgos evidentes de esta técnica para el medio ambiente y la salud. La solidaridad internacional de la lucha contra el ’fracking’ demostró en esta ocasión, como es habitual, estar bien engrasada, habiendo suscrito numerosos colectivos internacionales un documento común de alegaciones. Cabe conjeturartambién por tanto que la Declaración de Impacto Ambiental que de forma inminente iba a emitir la JcyL fuera a ser negativa, lo que podría haber contribuído a la decisión de la compaía de retirarse.

Según la noticia aparecida en el Diario de Burgos, la empresa mantiene su intención de seguir adelante con el permiso Urraca, que afecta al Norte de la provincia de Burgos. Los seis pozos proyectados se encuentran también en tramitación de la evaluación de impacto ambiental sin que por el momento se conozca el resultado de la misma. En este caso, la administración encargada de realizar las declaraciones es el Ministerio de Medio Ambiente. Gas Natural tiene tres sondeos pendientes de la resolución del mismo trámite (uno de ellos, aun en periodo de información pública) en Cantabria dentro del permiso Bezana-Bigüenzo. A estos se suman otra serie de permisos en estado de tramitación menos avanzado y cuyo futuro sigue siendo una incertidumbre.

La fractura hidráulica es una amenaza para la salud, el medio ambiente y el clima. Esta afirmación, base de toda la oposición que genera, ha sido avalada por diferentes estudios e informes científicos; así como por denuncias derivadas de su practica en otros lugares, principalmente en Estados Unidos. Según las declaraciones del Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Burgos, recogidas en la noticia del Diario de Burgos, el estudio de impacto ambiental para los pozos de Sedano, “alertaba de las incertidumbres” generadas por la composición kárstica del suelo y el uso de aditivos químicos.

El abandono de BNK del permiso Sedano es una gran victoria para el movimiento contra la fractura hidráulica; pero no significa el final de la misma. No solo por los permisos aun pendientes de resolución, si no también por el apoyo que gobiernos regionales como el castellano leones o el central en funciones siguen ofreciendo a estas empresas. El principal lema de los movimientos de oposición a esta técnica, extendido por todo el planeta es “ni aquí, ni en ningún sitio”. Ecologistas en Acción seguirá por tanto comprometida con esta lucha hasta el cese de todos los proyectos. La organización ecologista señala que la oposición al ’fracking’ no solo esta justificada por su potencial contaminante, sino también porque supone un elemento más de un modelo energético insostenible e injusto; que lejos de luchar contra el cambio climático y el deterioro del medio ambiente, pretende seguir por una senda que debemos abandonar cuanto antes.




Visitantes conectados: 458